Camino San Luis

Un portal dedicado a la provincia de San Luis

El libro, escrito por Miriam Alcaráz, es una producción de San Luis Libro y un homenaje de la escritora al maravilloso talento y a la obra de este inmigrante italiano cuya familia abandonó la Sicilia natal en busca de horizontes más prometedores. En 1894, llegó a San Luis para establecer   sus raíces y lograr que la historia y los paisajes de esta amada provincia quedaran perpetuados en las imágenes capturadas con su inseparable cámara.

En sus páginas encontramos dos autorretratos de don José La Vía tomados en 1914, año que lo encuentra joven e inquieto, ubicado en un sillón con dos leves cambios de ángulo en el que aparece uno de sus pulgares manchados de negro por el uso de líquido para revelar su material fotográfico. Así nos introduce la autora al nostálgico mundo de la historia del propio La Vía y de un incipiente y luego pujante San Luis, plasmado en sus infinitas y eternas fotografías.

Alcaráz nos cuenta que los cigarrillos Centenario le regalaron al fotógrafo su primera cámara, que le serviría para presentar su primer trabajo en la revista porteña Caras y Caretas y dar así el puntapié inicial a una prestigiosa carrera que no se detendría por setenta años y que lo convertiría en un hacedor del testimonio vivo de los cambios en la historia moderna de San Luis, de su sociedad, su quehacer y de su permanente modernización tecnológica. Más de 35.000 fotografías describen tantos momentos que retratan su vida, así como los hechos históricos más relevantes de la provincia y su característica idiosincrasia, resultado de una cuidadosa selección, tamizada con significativos datos biográficos. Esta obra es pionera en el tema y representa un merecidísimo homenaje al trabajo y a la persona de José La Vía como personaje venido de otras tierras que se enamoró de un San Luis, que lo acogió como a un hijo más desde su más tierna infancia.

Club Social año 1920

Club Social año 1920

Veamos el recorrido por su trabajo y su vida (1905-1926).

La Vía nació en 1888 en Nicosia, Sicilia, Italia, el 29 de noviembre, para luego partir a los 5 años rumbo a América. Se detuvo en San Luis, junto a sus padres y hermana, obligados por una precaria situación económica donde los campos infértiles y una revolución industrial que suplantaba la mano de obra en Europa los impulsó a dejar su tierra. La inmigración fue impulsada por la Ley 817 bajo el gobierno de Nicolás Avellaneda, y el grupo más representativo fue el de inmigrante italiano. Así su familia se instala en San Luis en 1894, donde nacerán luego los otros hijos. En 1900 San Luis pasa de aldea a una ciudad moderna, con alumbrado a gas, electrificación, ferrocarriles y la llegada de los primeros aviones. El padre de La Vía trabajaba como peluquero y barbero en su propia peluquería de la calle Colón. En 1905 se inició como corresponsal de revistas como PBT, Fray Mocho, Caras y Caretas y diarios como La Nación y La Prensa luego de un intento de revolución en la capital puntana, y fue testigo de los cambios que acontecían en todo el país. Con La Vía se logró tomar vivo testimonio de cómo era el San Luis de esa época y cómo vivía su gente y evolucionaba la sociedad.

José La Vía, aquel inmigrante que llegara y se desarrollara profesionalmente en San Luis, fue testigo fiel de la vida de los puntanos, entre otros acontecimientos; en 1906, en los bailes en el Club Social, carnavales, tertulias, veladas a beneficio, obras teatrales a las que acudían las distinguidas familias.

Plaza Pringles año 1910

Plaza Pringles año 1910

La lente de su cámara se detuvo en el primer cinematógrafo que exhibía películas todos los sábados y domingos, fiestas religiosas como la del Santo Patrono San Luis Rey los 24 y 25 de agosto, del centenario de la Patria, en 1910, impulsado por el gobernador Rodriguez Saá, la inauguración del reloj público en Avenida Quintana (actual Avenida Illia). También encontramos en su trabajo fotografías de paisajes que ilustrarían el libro de Geografía de la provincia, editado entre 1937 y 1939.

En el aspecto personal, La Vía contrajo matrimonio con la porteña Remedios Laureiro Castro, modista e hija de padres gallegos, con la que tuvo cuatro hijos: José Alberto, Elena Beatriz, Lili Elizabeth y Dolly Olga. Vivieron su vida hogareña en la calle Colón 850, en la casa paterna, y luego allí instalaría su estudio fotográfico, en el que plasmó los retratos de la mayoría de la sociedad de San Luis de aquellos momentos.

En 1918 fue premiado por el Touring Club Argentino con una medalla de oro y un diploma de honor por sus paisajes captados en San Luis; este fue uno de los clubes sociales y deportivos más importantes de la Argentina del siglo xx.

BCO NACION ACTUAL MUNICIPIO 1909

BCO NACION ACTUAL MUNICIPIO 1909

La Vía logró captar la vida cotidiana de San Luis caracterizada por su plaza, sus sulkys, sus caballos, sus escasos automóviles, el mercado central inaugurado en 1928 como centro comercial concurrido, la casa de Gobierno recientemente inaugurada y la Catedral.

Durante corto un período, La Vía vivió en Buenos Aires, entre 1922 y 1926, fotografiando en ese tiempo un incendio en la isla Maciel. También trabajó para el diario La Prensa, esperando el arribo o en Montevideo del famoso hidroavión Plus Ultra, el avión más importante diseñado en la década del 20 por el alemán Dornier, que finalizaba su recorrido desde España en el puerto de Buenos Aires en 1926 piloteado por Ramón Franco Bahamonde, hermano del Generalísimo Franco.

En 1926 y ya en San Luis, fotografió al Principe de Saboya en su paso por la ciudad y que fuera homenajeado por la colectividad italiana del lugar, siendo recibido por el gobernador de la provincia Alric.

Captó con su cámara la nevada de 1926 que cubrió la ciudad de San Luis; también participó como amateur en combates de box y registró con su cámara la conmemoración del Cristo de la Quebrada.

Claudia Ortiz

FRENTE CATEDRAL 1950

FRENTE CATEDRAL 1950

Categorías: Cultura, General, San Luis Libro

Comentarios desde Facebook

[fbcomments]

3 Comentarios hasta el momento:

  1. Mónica Soto dice:

    Hace dos días que no puedo consultar el Archivo Histoórico Fotográfico de José La Vía!!!!!
    Me manda a una página que dice”Bad Request (Invalid Hostname”
    ¡¿Pueden decirme que pasa que no podemos disfrutar del patrimonio cultural provincial?!

  2. Maria luliana palacio dice:

    Somos 3 los nietos que sobrevivimos a nuestra madre,eramos 5mi madre fue su primera hija josefina agustina la vía de palacio,su madre Ángela mondano sarmiento quien a la edad de 18 años muere con su segundo hija ante la orfandad mi abuelo lleva a mi madre a vivir con la familia,a la edad de 16 años se casa con Ramón roman palacio.mi teléfono 343715415322

  3. Rodolfo Bustos dice:

    Soy nieto de Don Jose La Via. El habìa tenido un hijo con Maria Oro, siendo casado entregò su hijo a la familia Bustos que lo criò, mi padre se llamò Edmundo Bustos. Yo conocì a Don Josè en 1956 en San Luis Capital donde nos tomò fotos a toda la familia, mi papà, mi mamà, mis dos hermanas y yo. Creo que heredè de èl, lo callado y el amor por la fotografìa que es mi aficiòn. En enero de 1971, lo fuimos a visitar con mi papà y nos tomò (a los 3) una fotografia. Fuè una buena persona., contaba mi padre que siempre lo ayudò cuando pequeño, lo llevaba de ayudante a las fiestas de casamientos, cumpleaños y bautismos. a veces lo mandaba a buscar placas a su casa y dentro del cajoncito ponìa algunas masas de la fiesta. Tenia su estudio fotografico cerca de la plaza, recuerdo.

Dejar un comentario